CONTACTO
915 913 654
689 026 820
C/ Manuel Silvela,14
28010 Madrid (España)

 

MISIÓN EN TIERRAS DE JAÉN

Beas de Segura y Arroyo del Ojanco

(Del 2 al 18 de Mayo de 2014)

_______________________________________________

Misión en Beas de Segura
(2-18 mayo 2014)


“Misión con muchas campanas”

Beas de Segura es un pueblo de la provincia de Jaén, cercana a las provincias de Ciudad Real y Albacete, a 30 Kms. del pantano del Tranco que recoge las aguas del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas para dar “el nacimiento” al Guadalquivir.

D. Manuel Jesús Rus es el párroco de las parroquias de Ntra. Sra. de la Asunción (Beas de Segura) y de La Inmaculada (Arroyo del Ojanco).

Beas de Segura es un pueblo con tradición histórica, taurina y religiosa. En Beas existe un monasterio de Carmelitas fundado por Santa Teresa de Jesús por un “error geográfico” ya que tenía prohibido fundar en Andalucía, y pensando que aquel pueblo pertenecía a La Mancha, no tuvo reparo en “remangarse” y empezar la construcción. Por aquí pasaron San Juan de la Cruz, San Juan de Ávila, y otros muchos que no llegaron a “San”. En los conventos, sobre todo los de clausura, las monjas hablar poco y rezan mucho pero la lengua de la campana  no se calla, desde  las 7,30 h. de la mañana hasta las 11,30 h. de la noche, cuando se reúnen para rezar completas. Si tenemos en cuenta que los misioneros estábamos hospedados (en la casa de acogida para familiares y huéspedes de las madres) casi justo debajo de la torre de la iglesia del convento os podéis imaginar…

Esto sirvió para que los misioneros Miguel Castro, Juan José Ferrero, Juan Bautista Jáñez y Dolo Ortiz (misionera laica), ofreciéramos todos los días, la sinfonía de las campanas por el fruto de la Misión. El Señor escuchó nuestra plegaria pues muchas personas manifestaron la alegría de vivir la misión participando en las Eucaristías y cebraciones misioneras y otro tipo de encuentros.

Estamos en tierra de olivos, mares de olivos, y buen aceite lo que hace que los huesos y los músculos de los feligreses estén bien engrasados. Hay muchas personas mayores que todavía recordaban con cariño a alguno de los misioneros redentoristas que en la década de los 50 a 60 estuvieron en los pueblos de Andalucía, los PP. Crescenciano López Sáinz, Baltasar Mayo y Jesús  Faus que llegaron a estas sierras de Jaén, y  bendijeron  un hermoso icono como recuerdo.  

Los misioneros también dedicamos muchas horas a los más jóvenes en la catequesis, los colegios y el instituto, intentando dejar en la juventud algo de inquietud y algún interrogante sobre el hecho de ser y vivir como cristiano.

Las personas mayores no necesitan muchas “florituras” para  que entiendan lo que se les explica.  Los matrimonios no fueron muchos pero sí un grupillo con el que fue posible compartir diálogos  muy enriquecedores.

En vísperas de las primeras comuniones en la parroquia, nos despedíamos con la promesa de regresar, ya que las Asambleas Familiares decidieron seguir  reuniéndose al comenzar el curso parroquial a finales de Septiembre y primeros de Octubre.

D. Manuel Jesús, el párroco se despidió muy amablemente y agradecido aunque pensando en el final de curso pastoral y la post-misión.


Misión en Arroyo del Ojanco (11-17 mayo 2014)

Al mismo tiempo, durante una semana, también se celebró la misión en Arroyo del Ojanco, cercano a Beas de Segura. Parroquia también pastoreada por D. Manuel Jesús.

El misionero en Arroyo fue el P. Manuel Cabello.

La misión se desarrolló con la alegría propia de quien celebra la fe en comunidad y siente la necesidad de dejar al Señor actuar en la propia vida. Es Dios quien aporta luz pascual y esperanza.

Tanto las Asambleas Familiares como los encuentros celebrativos fueron concurridos. La gente participó con entusiasmo descubriendo cada día que la figura de Jesús de Nazaret fascina y que la vida parroquial puede ser más comprometida. Al mismo tiempo todos sentíamos la urgencia misionera de llegar a muchas más personas del pueblo. Es un reto de futuro.

Con la experiencia de los mayores y la sabia fresca de los más jóvenes hay deseos de continuidad misionera. Indudablemente la misión ha sido, es, un punto de inflexión en la comunidad cristiana de Arroyo del Ojanco.

Los misioneros agradecemos la extraordinaria acogida, confianza y libertad brindada por D. Manuel Jesús, el párroco, y sus feligreses. Gracias de corazón y que Dios os siga bendiciendo.

P. Juan Bautista Jáñez

 


Beas de Segura


Iglesia parroquial de Arroyo del Ojanco