CONTACTO
915 913 654
689 026 820
C/ Manuel Silvela,14
28010 Madrid (España)

 

MISIÓN EN CAMPOHERMOSO
(Almería)

24 de marzo al 9 de abril de 2011
_______________________________________________

"ENTRE MOROS Y CRISTIANOS"

Misión hermosa la que acaba de finalizar el día 9 de Abril del año que discurre, en Campohermoso; hermosa y dura al mismo tiempo. Muy pocas ocasiones se presentan últimamente para  hacer una crónica de misión, en positivo, pero en esta ocasión me voy a  despachar por todo lo alto. Sigan leyendo y se enterarán.

  • Más de 500 personas se reunían todos los días, repartidas en cuarenta y siete asambleas familiares. Iba a decir todas las noches, pero no, porque a las 9 de la mañana ya estaban dialogando y “cafeteando” diez mujeres, todas ellas de pocos años y de poca Iglesia. Y así, durante el resto del día hasta, que el reloj de la torre marcaba las once y media de la noche. A esta hora terminaba la jornada laboral de los misioneros y del cura párroco.
  • Generalmente los jóvenes y adolescentes pasan del “rollo misionero” y del “rollo de los mayores”, pero en esta ocasión no fue así, ya que también se formaron cinco asambleas juveniles, que reflexionaban  los temas de adultos, pero dándoles su impronta propia de los jóvenes. Lo  nunca visto por mí, la verdad.
  • Pero los que más participaron, tanto en las asambleas como en las celebraciones fueron  los matrimonios y parejas jóvenes. Precisamente esa edad que va desde los treinta a los cuarenta y cinco años, que se escapa de la vida de la Iglesia.
  • Otro dato interesante: había más jóvenes que mayores participando, tanto en las asambleas como en las celebraciones; todo lo contrario de lo que es habitual Qué raro, ¿verdad?
  • Dos asambleas de gitanos se formaron gracias a la “monja santa”; una catalana, “peleona”; pequeña  por fuera pero grande por dentro, que es más gitana que los gitanos.
  • Un cura joven, rompedor y emprendedor, alegre y trabajador, que lleva 6 años en el pueblo y que arremete con todo lo que se le pone por delante. Es un fiel seguidor de Jesús, ciertamente; lo que yo dudo es que Jesús pueda seguirle a él, con la marcha que lleva.
  • Y después echar flores al cura, una pocas flores también par los laicos en general, ya que en ellos descansa todo nuestro método de misión. Ellos visitaron más de 1600 hogares. Ellos abrieron 47 casas para las Asambleas familiares. Ellos, cincuenta nuevos agentes de pastoral, dirigieron las reuniones. Y en ellos descansa la continuidad de la misión. Como ven, todo en acuerdo y armonía con el espíritu del Vaticano II
  • Merecen especial mención las celebraciones de la segunda semana de misión, la que llamamos, Semana de la Palabra. Todas las celebraciones muy concurridas, llenas de vida donde se daban cita, la alegría, la reflexión la participación de los fieles. Algunas noches, estaba la iglesia, “hasta la bandera”
  • También fue muy numerosa la participación de los alejados. El 60 por ciento de los asistentes a las asambleas familiares, según el párroco, no pisaban por el templo o lo hacían dos veces al año. En algunas asambleas sólo el animador esa asiduo a la vida  parroquial.

Yo sé que esa enumeración que acabo de ofrecer, les parecerá una exageración, pero no es así. Primero, porque yo soy de León y no exagero nada y segundo porque todo es cierto. ¿Queda claro? Sin embargo hay que reconocer que esta “hermosa” misión ha sido posible gracias a una bien trabajada preparación y al empuje de este cura, Antonio, emprendedor y dinámico. Y así, tenemos como resultado una parroquia que se deja evangelizar y evangelizadora, y unos 40 nuevos grupos de formación de adultos, que  quedan en funcionamiento.

Esta parroquia no existe en las nubes, sino en el Campo de Nijar, que no lo había dicho. Unos ocho mil habitantes tiene el pueblo, con pocos cristianos y muchos moros y negros, llegados de todos los países del Norte de Arica. Los invernaderos ya “han tocado techo”, con lo cual los desempleados son mayoría. El temor es lo que pueda venir a continuación. Tendrán que ponerse de acuerdo Alá y Dios para que esta situación no desemboque en robos y violencia, que es el temor de mucha gente.

Los misioneros estamos felices por la acogida y el trabajo realizado. Hemos estado codo con codo trabajando duro durante todos los días de misión. Sobre todo el cura, que según él, adelgazó cien gramos. Se emocionó tanto en la celebración final, que las lágrimas estuvieron a punto de provocan una inundación al estilos del diluvio universal. Recuerdo para los lectores, que todos estos pueblos de colonización, ya fueron misionados hace unos treinta años por los misioneros redentoristas, cuando había más que cristianos que moros. La Virgen del Perpetuo Socorro ha permanecido y permanecerá como fiel continuadora de la misión.

Gracias a todos os que forman esta parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Campohermoso.  Un abrazo en Cristo Redentor.

P. Arsenio Díez. CSsR