CONTACTO
915 913 654
689 026 820
C/ Manuel Silvela,14
28010 Madrid (España)

Free counter and web stats  


 

LLUVIA SOBRE GALICIA
Noviembre de 2010
_______________________________________________

Misión en las parroquias de: San Paio de Coristanco, San Pedro de Valencia, San Adrián de Verdes, San Suxto de Rececinde, Santa María de Cereo y Santa Baia de Castro (A Coruña)

Este título me lo podría haber ahorrado si no fuera porque no se trata del agua caída de las nubes, sino de otra lluvia como es el Mensaje Evangélico llevado por la Misión. En dos  zonas de la verde Galicia, Pontevedra y A Coruña, ha tenido lugar durante el mes de Noviembre la actividad misionera de cuatro miembros del CESPLAM.

La primera quincena de Noviembre (después de la fiesta de los difuntos), nos hicimos presente dos misioneros en Beluso, cerca de Bueu, en la Ría de Pontevedra. Allí predicamos la Misión hace casi 3 años.  Gracias a la preocupación de su párroco, D. José Antonio, y la  colaboración firme de los animadores, siguen reuniéndose mensualmente 12 Asambleas Familiares.  No son muy numerosas pero sí muy participativas ya que casi todos opinan sobre las diversas cuestiones que se plantean en cada reunión. En la Celebración  de clausura quedamos comprometidos, fieles y misioneros, a volver a encontrarnos dentro de unos meses, ya que piensan seguir reuniéndose cada mes. A partir de ahora tratarán el tema de Jesucristo y su mensaje.  

Entre los días 18 de Noviembre y 4 de Diciembre cuatro misioneros hemos estado misionando 6 parroquias del Ayuntamiento de Coristanco, cerca de Carballo, en la provincia de A Coruña.  Estas parroquias no están muy pobladas, alrededor de 2.200 habitantes, pero sí muy extendidas en pequeños barrios o “lugares”. Algunos de ellos muy alejados de los templos parroquiales, y es que la distribución de las mismas, son un misterio no desvelado aún… D. Leonel es el párroco de las seis parroquias. Es redentorista colombiano que está incardinado  temporalmente en la diócesis de Santiago de Compostela. 

La Misión ha sido complicada, según de qué parroquia hablemos, ya que no ha sido igual la implicación de los laicos en cada una de ellas. Las Asambleas Familiares han funcionado en todas las parroquias, aunque muchas de ellas han tenido que reunirse en locales públicos o comunales. La experiencia nos dice que si no se reúnen en un hogar a corto plazo desaparecerán.

Las Eucaristías y celebraciones misioneras no han sido como recordaban los mayores que ocurría en las misiones predicadas el siglo pasado. Sin embargo todos han estado muy dispuestos a colaborar en las lecturas, la elaboración de los símbolos…

Hemos realizado una tarea misionera  de gran participación y compromiso, tanto en las lecturas litúrgicas, como en la continuidad de los grupos de Asambleas Familiares.

D. Leonel, el párroco, mostró su satisfacción  por el trabajo desarrollado en cada parroquia y el deseo de acompañar los grupos creados con el apoyo de los misioneros.

A pesar de la lluvia, el viento y el granizo, la tarea misionera se realizó. Esperemos que la semilla sembrada germine y de fruto (el agua del cielo no le va a faltar). Como recuerdo de la misión se colocaron algunas Cruces de Misión e iconos del Perpetuo Socorro. Una de esas parroquias es Cereo, parroquia donde triunfó el P. Félix y donde está enterrado el Hno. Jenaro Fariña.
Los misioneros agradecemos la acogida sencilla y sincera de la gente. Buena muestra de ello han sido las espléndidas comidas a las que fuimos invitados. En más de una ocasión tuvimos que recurrir a una frase lapidaria de uno de los misioneros: “comemos de todo,  pero no todo.”

P. Juan Bautista Jáñez. CSsR