CONTACTO
915 913 654
689 026 820
C/ Manuel Silvela,14
28010 Madrid (España)

 

MISIÓN EN EL ARCIPRESTAZGO DE LAS GABIAS (GRANADA)
"Misión parroquial. Renueva tu fe en Cristo "

Febrero - marzo de 2009
_______________________________________________

La misión siempre es una sorpresa. Y eso justamente ha pasado en las cuatro primera parroquias misionadas.  A unos les sorprende porque es algo nuevo que hace circular aire fresco en la comunidad cristiana y a otros les sorprende, en otro sentido, porque les obliga a confrontar su fe con sus aspiraciones y proyectos de vida. Y no todas las personas hacen gala de la valentía, el tiempo y dedicación que ello requiere.

A muchos les impactó desde el primer día este nuevo modo de hacer misión. Comenzaron a preguntar en que consistía esta nueva "Misión". ¡Vamos a evangelizar! se les dijo. Hubo comentarios para todos los gustos y alguna sonrisa maliciosa… ¿Evangelizar nosotros?, ¿Evangelizarnos a NOSOTROS?, Estas eran las preguntas que se hicieron muchas personas “habituales” en la vida de la parroquia.

Sí, no sólo los negritos de África necesitan ser evangelizados. También nosotros necesitamos ser evangelizados porque hemos llegado a “deshumanizar” nuestra forma de vida hasta extremos preocupantes. Hemos desplazado a Dios, y todo lo que tenga que ver con la fe, del centro de nuestro vivir. Y el hueco que se abre en el corazón no se le llena ni con ciencia ni con técnica, sino con respuestas y propuestas nuevas que encontramos en el Evangelio, en la persona de Jesucristo.

Hace falta AMOR vivido en la caridad a los otros “Porque donde hay caridad y amor allí está Dios” y es que “donde esté tu corazón allí estará tu tesoro”. Ayudar a descubrirlo es nuestra misión.

Llegamos los misioneros, llegó el día de la verdad… Con máxima expectación y muchísimas dudas se escuchaban los mensajes de los misioneros al tiempo que tratábamos de situarnos en el lugar, la geográfía, las caras con nombre, las costumbres… Nos dieron su confianza.

Tres puntos han hecho que esta misión haya sido especial:

1. La geografía y sociología de las parroquias.
Se trata de grandes poblaciones del área metropolitana de la ciudad de Granada. Poblaciones de crecimiento rápido (entre 9.000 y 15.000 habitantes en la actualidad). Lo cual ha convertido estos municipios en “ciudades dormitorio”. Y esto tiene unas consecuencias sociales: Mucha población advenediza, desconocimiento mutuo de la vecindad, desarraigo y falta de identificación con el pueblo y una gran masa de población joven. Y otras consecuencias para la Iglesia y la Misión: Una población poco accesible a propuestas nuevas, alejamiento de la Iglesia (especialmente familias jóvenes), muchísimos niños en procesos de catequesis…

Todo ha hecho que fuese extremadamente difícil conseguir el número ideal de hogares para la formación de las Asambleas Familiares. Nos quedamos cortos en número, aunque, como siempre, quienes participaron lo vivieron con intensidad.

2. Misioneros redentorista sacerdotes y laicos.
Un total de 26 misioneros, entre sacerdotes y laicos, hemos realizado la Misión codo con codo. La cercanía del Santuario del Perpetuo Socorro de Granada ha posibilitado la participación de muchos laicos tanto jóvenes como adultos. Destacamos, valoramos y agradecemos la presencia casi permanente de los matrimonios de Antonio y Ana, Baltasar e Isabel, que no solo acompañaron la misión en las charlas a los matrimonios sino que también vivieron la experiencia de las Asambleas Familiares. Lo mismo decir de algunos miembros de de los Antiguos Alumnos Redentoristas que también colaboraron.

Decicación premanente también tuvieron en la misión juvenil las jóvenes Teresa y Carmen.

Menos días, pero intensamente, hicieron misión los teólogos Damián, Víctor y Miguel. Marisa de Valencia y Sara, Miqui e Isabel de la parroquia de San Gerardo de Madrid.

Muchos fueron los jóvenes del Santuario de Granada que se unieron en distintos momentos apoyando y animando la misión con jóvenes.

Quisiera destacar la misión, siempre difícil, con los jóvenes. Se realizaron distintas y novedosas inciativas: visitas a los insitutos y colegios, convivencias de jóvenes, una eucuaristía con jóvenes en una noche de sábado, adoración de la cruz, visita al Sacromonte…
Agradecemos a la comunidad cssr de Granada la disponibilidad, acogida y animación que nos ha proporcionado en todo momento.

3. La Misión es un regalo.
La Misión ha sido un tiempo fuerte de escucha de la Palabra y compartir fraterno; ya sea en las asambleas familiares o en las celebraciones misioneras. Me ha gustado escuchar repetidas veces la expresión: “La Misión es un regalo”. Y ciertamente lo es para aquel que no ha tenido miedo a abrir las puertas de su casa y de su corazón. En tiempos de desconfianzas y crisis globales tienen más mérito aquellas personas y familias dispuestas a abrir sus puertas de par en par. Lo han hecho y el mensaje de Jesús ha aireado y refrescado su vida. La vida diaria se ha hecho más “vivible” y la Iglesia más fraterna.

Me queda la pena de tantas familias, especialmente jóvenes, que no han podido, no han sabido o no han querido… arriesgarse a vivir en primera persona esta experiencia. Un reto actual que nos recuerda a todos que la misión no termina, siempre está en marcha porque siempre hay hermanos, más o menos cercanos, a los que acercar el AMOR de Dios que disipa dudas y colma los corazones.

Felices aquellos que escucharon: “Ven y verás”. Porque fueron y vieron, sintieron y gozaron, rezaron y compartieron… Nadie se lo quitará.
Gracias a todos los que han rezado por los frutos de la misión.

Nada termina; todo está por hacer. Como decía San Pablo: “no hemos hecho nada extraordinario; hemos hecho lo que teníamos que hacer”: Anunciar a Jesucristo.

P. Manuel Cabello