CONTACTO
915 913 654
689 026 820
C/ Manuel Silvela,14
28010 Madrid (España)

Free counter and web stats  


 

EL CESPLAM EN EL PERÚ

Parroquia San Lucas de Pomacochas - Diócesis de Chachapoyas.
Dto. Amazonas (Perú)

Julio-agosto de 2013
_______________________________________________

El Cesplam, como equipo misionero, vuelve al Perú después de varios años.

Hemos ido a la Diócesis de Chachapoyas, en el Departamento de Amazonas, al norte del Perú.

La colaboración misionera del Cesplam con esta Diócesis viene de lejos, desde el año 1999 en que se misionó toda la Diócesis. Desde entonces acompañamos la postmisión allí donde se nos solicita. Concretamente en las parroquias de Bagua Grande y Pomacochas. Han sido, fundamentalmente, los padres Alfonso Sánchez y Arsenio Díez quienes habitualmente han hecho este acompañamiento.

Hacía tiempo que existía el interés de que un año pudiesen venir, durante un mes, más misioneros. De este modo se llegaría a todos los caseríos y el acompañamiento misionero seria más completo. Así pues, esta es la ocasión. Durante un mes, entre julio y agosto, hemos estado allí los PP. Arsenio Díez, Juan José Ferrero, Manuel Cabello y una laica redentorista y voluntaria de la ONG Asociación para la Solidaridad Mª Dolores Ortiz, procedente de la comunidad del Perpetuo Socorro de Granada. Hasta el último momento viajaba en el grupo el P. Alfonso Sánchez. Debió anular su viaje por razones de salud. Por este medio vaya para él nuestro recuerdo y el inmenso cariño que la gente de acá le demuestra y nos transmite.

La parroquia de San Lucas de Pomacochas que está atendida por D. Luis Gómez, su párroco. La parroquia tiene una población aproximada de 14.000 h. muy repartidos. Geográficamente comprende las provincias de La Florida y Yambrasbamba del Dpto. Amazonas. Este es uno de los departamentos del norte del Perú fronterizo con Ecuador. Es un territorio muy montañoso y aislado con difíciles comunicaciones. Nos encontramos en altitudes superiores a los 2.300 msnm, lo cual se nota en algunos síntomas propios de la altitud, pero sobre todo en el frío que hace. El paisaje es precioso por sus grandes alturas y bosques casi selváticos. Este es un lugar  estratégico, de paso o entrada hacia la selva amazónica peruana por Tarapoto y Yurimaguas. Es una vía de intenso transporte de mercancías como la madera y minerales que une la costa con la selva.

La parroquia se organiza en unos pocos núcleos urbanos y 25 caseríos. Las comunicaciones entre los caseríos no son fáciles. Se llega a ellos por caminos de tierra y a muchos después de varias horas de caminata.

La economía de la zona depende fundamentalmente de la ganadería, leche y carne, y la agricultura. Se trata de una economía de subsistencia. Cada familia vive y trabaja en su “chacra” y vende sus productos en los mercados locales.

Desde que llegamos a este hermoso país nos hemos dado cuenta que ha crecido, y sigue creciendo, en lo referente a la economía general. Se percibe en mejores carreteras, construcciones, empresas extranjeras, etc. Todo ello hace que la vida de las familias mejore poco a poco. Pero esta realidad “macroeconómica” no se nota tanto en este departamento, por no decir que nada. La vida de las familias es muy rural y aislada con lo que conlleva de falta de oportunidades para todos, especialmente para los más jóvenes (trabajo, estudio, sanidad…)

La religiosidad de la gente es muy sencilla y necesitada de apoyos pastorales, tanto para grandes como pequeños. Es llamativa la presencia de sectas protestantes que no hacen otra cosa que confundir a la gente aprovechando la escasa formación religiosa de los católicos.

Este es un lugar importante en la historia de la evangelización en el Perú. Por estos montes caminó evangelizando el mismo Santo Toribio de Mogrovejo, natural de Mayorga (Valladolid - España) que en el año 1581 fue nombrado Arzobispo de Lima por el Papa Gregorio XIII. De sus 25 años como prelado dedicó 17 a realizar visitas pastorales a su territorio, desde Chachapoyas y Moyobamba hasta Nazca, es decir, casi todo el Perú actual. Uno de los núcleos de población de esta parroquia es Yambrasbamba donde Santo Toribio celebro un sínodo diocesano el año 1584. En 1983 el Papa Juan Pablo II lo declaró patrono de Episcopado Latinoamericano.

¿Cuál ha sido nuestra tarea misionera?

Dividimos nuestra actividad misionera en tres áreas principales:

  • Formación de Catequistas (Delegados de la Palabra) y visitas misioneras a los caseríos.

Los Catequistas, hombres y mujeres de familia, son piezas fundamentales en la pastoral de la parroquia. Cada caserío puede tener uno o varios. Ellos son los encargados de la animación pastoral en su lugar preparando para los sacramentos y dirigiendo las celebraciones de la Palabra dominicales. Su compromiso conlleva también la formación en la sede parroquial cada mes. Hemos realizado con ellos un curso formativo, durante la “semana de formación misionera”, sobre el tema de los Evangelios (Preparado por el P. Alfonso). Además de la formación ha habido momentos intensos de oración y celebración eucarística diaria. Este encuentro también ha servido para organizar el calendario de visitas misioneras a cada caserío.

Sin ellos sería imposible la pastoral en la parroquia.

Los misioneros admiramos y agradecemos su disponibilidad para este servicio y para la formación, incluso dejando por unos días, o cuando sea necesario, sus chacras y sus familias, caminando incluso varias horas. ¡Son hombre y mujeres de fe robusta!

  • Asambleas Familiares Cristianas y formación de sus Animadores.

Cada lugar poblado tiene una o varias Asambleas Familiares Cristianas con sus respectivos animadores. Las Asambleas son reuniones mensuales donde las familias se encuentran para la oración y la formación. Es un excelente método de acompañamiento sobre todo en los lugares más apartados pues no se requiere de la presencia del sacerdote. Son los laicos, Animadores y Catequistas, quienes garantizan su buen funcionamiento.

Cada año los misioneros les proporcionamos temas suficientes para un curso pastoral. En esta ocasión los temas tienen que ver con “Jesucristo y su mensaje”.

  • Misión con niños, jóvenes y matrimonios.

La realidad familiar es muy dispar y compleja acá, por eso es necesario prestar atención y tiempo a los más jóvenes y padres de familia. Lo hacemos visitando escuelas y colegios, y a través de convivencias y encuentros con los niños y jóvenes, tanto en la sede parroquial como en los caseríos.

Los cuatro misioneros damos gracias a Dios por esta oportunidad única, es un regalo, que se nos concede de compartir nuestra vida y nuestra fe con la gente sencilla de esta pequeña parcela de la Iglesia.

Y también nos sentimos agradecidos con el P. Luis que siempre confía en nosotros, y también con las familias que nos acogen y comparten con nosotros sus humildes casas y comida.

Gracias también a ti, amigo o comunidad cristiana, porque sabemos y sentimos que estáis pendientes de nosotros. Gracias por vuestra oración por nosotros y por toda esta gente, hermanos nuestros.
¡Dios nos bendiga a todos!

Un abrazo en Cristo Redentor y hasta pronto.

Arsenio, Juan José, Dolo y Manuel
Misioneros del Cesplam


P. Juan José, P. Manuel, Mª Dolores, P. Arsenio, Consuelo y P. Luis (Párroco)