CONTACTO
915 913 654
689 026 820
C/ Manuel Silvela,14
28010 Madrid (España)

 

MISIÓN EN SEGOVIA
Parroquias del Cristo del Mercado, Santa Teresa de Jesús y Hontoria.
(del 17 de noviembre al 3 de diciembre de 2011)

Lo que sigue está tomado de la Hoja Parroquial de la Unidad Pastoral del Cristo del Mercado.

CRÓNICA DE UNA MISIÓN (Editorial)

En septiembre de 2010 el consejo de pastoral de nuestra UPa, después de una larga deliberación, acordábamos celebrar una Misión Parroquial. La razón fundamental de esta decisión era la situación actual de la vida de las parroquias, preocupadas por conservar lo que actualmente teníamos, pero era necesario dar pasos hacia los alejados, saliendo del ámbito casi exclusivamente litúrgico y cultual. Consultados varios proyectos se decidió por el de los Misioneros Redentoristas.

Tuvimos un largo tiempo de PREMISIÓN, con visitas informativas del P. Manuel Cabello, coordinador del equipo misionero de los Redentoristas. Un momento particularmente delicado de esta Premisión tuvo lugar cuando había que tomar el compromiso serio de visitar todas y cada una de las familias de nuestra UPa, llevándoles una carta del párroco, un tríptico sobre la misión y la oración por la misma. Es digno de resaltar el compromiso de la gente sencilla que con entusiasmo lo aceptó y ejemplarmente recorrieron todos los hogares. Labor digna de elogio a pesar de algunos rechazos... de ello soy testigo también.

Las semanas fuertes de la MISIÓN, contando ya con las casas de acogida para celebrar las Asambleas Familiares, fueron las fechas del 17 de noviembre al 3 de diciembre (del 17 al 26 en Hontoria). Se nombraron asímismo monitores para moderar las reuniones en cada una de las casas de acogida: 11 en Sta. Teresa, 11 en el Cristo y 4 en Hontoria, que congregaban hasta veinte personas cada una. El clima de participación de estas asambleas fue muy positivo, según el testimonio mismo de los asistentes.

El día 17 acogimos a los misioneros en nuestras comunidades: Juanjo en Hontoria, Juan Bautista y Antonio en Sta. Teresa, y Arsenio y Carlos en el Cristo. Las fechas del 17 al 20 fueron días de preparación inmediata para las asambleas familiares, que tuvieron lugar del 21 al 25. La segunda semana fuerte fue del 28 de noviembre al 3 de diciembre: semana de la predicación, con la celebración de la Eucaristía por la mañana y celebración en torno a los temas centrales por la noche: Jesucristo, el Dios de Jesucristo, la caridad, la Iglesia y el Perdón.

Imposible enumerar tantas y tantas actividades llevadas a cabo por los misioneros. Resaltaría su acercamiento a los jóvenes y actividades con todos: niños, matrimonios, mayores...

Si hubiera que resaltar lo que más me llamó la atención de estos misioneros redentoristas fue su metodología y pedagogía activa para transmitir el mensaje cristiano. Muy interesante e importante el mostrar en sus actuaciones un nuevo rostro de la Iglesia y de Cristo, alegre y atractivo. Por vía de ejemplo, simplemente, ¿quién olvidará aquella Eucaristía con los niños construyendo un muro (egoísmo, injusticia...) y un puente y una puerta...? ¿Y quién no se emocionó, el último día, con la figura del payaso, saltando por entre la comunidad para llevar a Cristo un globo, una guitarra, una flor... o definitivamente nuestro corazón?

La misión no ha terminado... Yo me atrevería a decir que ahora es cuando estamos comenzando. Todo va a depender, sin duda, del Señor y de su Espíritu, pero contando con una condición imprescindible: nuestro grado de compromiso y colaboración. Es la llamada POSTMISIÓN.


Antonio Manuel, Juan Pedro, Carlos, Domiciano, Arsenio, Raúl, Antonio y Juan Bautista

TESTIMONIOS

Terminó la Misión: la semilla está esparcida. Ahora nos toca a nosotros cuidarla, alimentarla para que dé buena cosecha. Para mí, el mejor riego es la oración, la más completa es el Padre Nuestro en la presencia de Dios, y la fuerza para ser fiel la encuentro en la Eucaristía.
Seamos alegres. La alegría contagia por donde pasa.

Consolación.

Un misionero en mi casa

Me ha supuesto: Hacer las cosas del hogar con una ALEGRÍA inmensa, como si el Señor Jesucristo estuviese en mi casa. Y también el conocer a dos personas maravillosas y cariñosas, que nos han dado ejemplo del cómo vivir cristianamente.

Y después de 18 días de convivencia, que se me han ido en un "santiamén", de lo bien que lo hemos pasado; hoy día 4 siento la misma añoranza y pena, que cuando un hijo se me ha ido de casa, para seguir su vida. No obstante me da fuerzas para seguir caminando en la fe y la esperanza.

Victoria

Asamblea familiar cristiana

Dentro de las asambleas familiares celebradas en nuestra humilde casa, podríamos destacar lo siguiente:
- Ha sido una experiencia positiva y enriquecedora en valores, sin complejos y llenos de sinceridad.
- Hemos resucitado al compromiso social que compromete la vida cristiana; la reflexión y el diálogo ha sido el vehículo perfecto para entender mejor los problemas que nos acucian y que perturban a la sociedad en general; nos ha ayudado a recordar la importancia del "vivir y el hacer" de un verdadero cristiano, sin olvidar las preocupaciones en el ámbito familiar e inquietudes que invaden a cada uno de nosotros, acorde con el estado de salud y la situación laboral.
- Nueve personas en una misma habitación, dialogando sobre: quiénes somos; cómo servimos; qué ofrecemos; qué buscamos y por qué no nos preocupamos.
- En fefinitiva, una luz se ha encendido en cada uno de nosotros, iluminando nuestros pensamientos y llenándonos el corazón de alegría y esperanza.
- Con todo ello, hemos adquirido el compromiso de hacer MISIÓN, reuniéndonos una vez al mes, libre y voluntariamente, sin cerrar la puerta a nadie.

Hogar de Juan y Victoria.

Misión juvenil

Dese nuestro grupo, a pesar de no tener mucha idea de qué iba todo esto de la misión nos animamos a quedar con Carlos, uno de los misioneros encargados de este nuevo proyecto. Y cuál fue la sorpresa cuando nos encontramos con un chico muy alegre, que transmitía un entusiasmo increíble por ser y creerse instrumento de Dios en cada uno de sus gestos y palabras.

La presencia de los misioneros nos ha transmitido una energía y una fuerza difíciles de describir, pero que nos ha servido para darnos cuenta de que es necesario ser consciente de que somos hijos de Dios para poder transmitirlo con convencimiento y alegría, y que la gente de fuera sea capaz de percibir todo lo bueno que supone tener a Dios en tu vida.

Desde aquí queremos darles las gracias por este pequeño gran empujón, por animarnos a seguir participando tanto en nuestras parroquias como con jóvenes de otros lugares, y a seguir transmitiendo esa vida alternativa que nos propone Jesús. Porque " QUERER ES PODER".

Grupo de jóvenes.

Impresiones de una misión Redentorista

No he logrado explicarme todavía
¿Por qué hemos encerrado lo Cristiano,
sin sacarlo de nuestras sacristías,
sin llevarlo a la vida, a los hermanos?

Nos hemos conformado, alguien diría;
con tener a los fieles bien guardados,
sin pensar en la calle y la familia:
Lugares de Jesús privilegiados.

Asistí a las Asambleas Familiares,
sin afán de maestro, allí a su lado.
Al salir por la puerta; de sus lares,
me pareció pisar lugar sagrado.
Porque ese fue el estilo de Jesús
predicar por aldeas y poblados.

-estrambote-
La pedagogía de los Redentoristas
rica en simbología, en todo caso:
como el puente y el muro para los niños,
la juventud (más que genial) con el PAYASO.

Domiciano

ORACIÓN POR LA MISIÓN

Señor, nos ponemos en tus manos
para esta tarea
que tú mismo nos has inspirado:
llevar a cabo una Misión renovadora
de nuestra Unidad Pastoral
El Cristo – Santa Teresa y Hontoria.

Son muchas las personas
que a lo largo de estos últimos años
han ido llegando a convivir con nosotros.

Movidos por tu Espíritu nos sentimos urgidos
a hacerles partícipes del tesoro de la fe
vivida en la comunidad cristiana.

Esta Misión será cauce de renovación
para cada uno de nosotros
y para nuestras parroquias.

Por eso nos ponemos en manos
del Santo Cristo, de la Virgen María,
de Sta. Teresa y de San Vicente Mártir,
sin olvidar a quien predicó una gran Misión aquí
hace seiscientos años: San Vicente Ferrer.

Señor, que ellos nos ayuden
para llevar a cabo este proyecto pastoral,
para que unidos entre nosotros y contigo
lo hagamos realidad.

Amén.

 

 

 

 

 

CRÓNICA DE NUESTRA MISIÓN EN BORMA Y EN SERIO

Se llama Domiciano. Para todos es Don Domiciano, aunque él no quiere saber nada de “dones” y títulos. Destaca por su sencillez y cercanía y sin embargo, es el personaje más ilustre y peculiar de la parroquia Santo Cristo del Mercado, con permiso de los demás sacerdotes. Y digo peculiar porque así es. Con sus años, pocos comparados con los 969, que según el Génesis, cumplió Matusalén, es catequista de niños, sin ningún reparo. Además,  escribe y dirige obras de teatro; que canta, mejor que el Manolo ese de Almería que sigue buscando el carro que le robaron hade décadas.

Ah! Domiciano es cura, por si no lo saben y sus misas y homilías siempre conllevan una unción especial. Y de misionero, ¡ni te cuento! Cómo disfrutó de la misión. Visitaba las asambleas, acudía a las charlas de niños y de matrimonios, se quedaba también, a la charla con las personas de la tercera edad… A mí me daba vergüenza tener delante a semejante eminencia, la verdad, pero me doy cuenta de que no me estaba juzgando, sino disfrutando de la meditación.

Pero como yo sé que su punto fuerte es la literatura y la poesía le sugiero , así por lo “bajín” que escriba sus vivencias para nuestros amigos de Icono. Me mira de refilón y arruga la frente, pero cuando le digo que sus palabras harán mucho bien a nuestros lectores, lo descoloco y acepta. Ahí tienen su testimonio misionero.

Trato, con estas cuatro líneas, de dar a conocer una experiencia de  evangelización nueva llevada a cabo por un grupo de misioneros redentoristas en las tres parroquias que forman esta Unidad Pastoral, en Segovia.

En el Consejo Parroquial nos planteamos la posibilidad de renovar la vida pastoral de nuestras parroquias, de la que nos sentíamos insatisfechos. Por fin, nos decidimos por este proyecto de los Padres Redentoristas, que nos parecía adecuado para la evangelización de la familia y del mundo de la calle. La preparación  fue esencial: oración, estudio, visitas a todos los hogares de la parroquia. Todo esto para integrarnos en el tiempo fuerte que  es la misión, que se desarrolló  es la segunda quincena de Noviembre.

En mi opinión, lo más novedoso, en el buen sentido de la palabra, ha sido el planteamiento y desarrollo de las Asambleas Familiares Cristianas, partiendo previamente de una visita y una invitación a todas y cada una de las familias de la parroquia. Ya el hecho de  tocar las puertas para hacer esta invitación ha sido muy positivo, aunque a decir verdad requería no poca valentía y audacia.
Otro punto importante fue la formación de dichas Asambleas Familiares. Una familia brindaba su casa como lugar de reunión. Pero se requería otro detalle no menos importante: contar con otra persona que fuera la animadora y moderadora de dicha reunión. Surgieron así, nuevos líderes que se pusieron al servicio de la parroquia
Deseo constatar que fue la gente más sencilla y humilde la que nos abrió sus casas, con una acogida digna de elogio. Asistí, no como sacerdote sino como uno más de la asamblea, y disfruté mucho. Me resonaba el eco de aquellas primeras comunidades cristianas, que tenían las reuniones en sus casas. El reto que tenemos ahora es dar continuidad  a este hermoso proyecto.

También quiero resaltar, como aspecto importante de la misión, las celebraciones vespertinas de la Palabra de Dios. Me sorprendió la forma de hacerlas, con una metodología nueva, llena de frescura y originalidad. Comprendí y me sorprendió también, la riqueza de símbolos que hablaban más que mil palabras.

Y por fin, quiero valorar la espontaneidad y naturalidad de los misioneros, mezclándose con el pueblo y bajando a su nivel con su lenguaje y su cercanía. Resalto la dedicación y entrega de los misioneros, recorriendo el barrio, hablando con la gente, visitando enfermos, haciéndose presentes en los colegios, conviviendo y compartiendo la comida con los vecinos y escuchando sus problemas. Era el premio de quienes gratis ofrecen a las gentes el mensaje de Jesús.

Al finalizar el último día, les dedique una canción en la que  quise agradecer el habernos mostrado el verdadero  rostro de Dios, a través de Jesús. Dice así:

P. Arsenio Díez

Clavelitos

Clavelitos, clavelitos, clavelitos de mi corazón,
para nuestros misioneros,
que en la UPA han sembrado ILUSIÓN.
Siempre los recordaremos por su gracia,
con su buen humor,
con un rostro de Cristo y su Iglesia,
muy capaces de un mundo mejor (bis)

Igual que Santa Teresa
en sus moradas entró
pasando por esa puerta
que llamamos oración.
Así nos fuimos a Cristo
y a San Vicente patrón
y por fin Santa Teresa
ya nos pegó el empujón.

Clavelitos

Hacer de visitadores,
vaya "canguis" nos entró.
Eso de ir puerta por puerta
alguien caló el pantalón,
pero surgió el milagro
de este plan visitadro:
Genaro lo tenía claro
CUATROCIENTOS visitó.

Clavelitos

Arsenio en arquitectura
le damos sobresaliente
pues con la gente menuda
levantó un muro y un puente.
Salía corriendo de aquí,
luego en otra dirección
y con tanto ir y venir
dio más vueltas que un peón.

Clavelitos

Otro de los misioneros
era guapo y jovencito
y las mocitas del barrio
le miraban "de hito en hito"
pero cuendo dio la espalda
la GRAN "L" apareció...
Resultó que era un Novato
¡Señor, qué desilusión!

Clavelitos

De Asambleas Familiares
grato recuerdo quedó,
por lo menos los vecinos
dejamos nuestro rincón.
Pero lo del cuarto día
con el brindis en cuestión
algunos lo interpretaron
que era Cenar de Función.

Clavelitos

De grandes celebraciones
de la tarde nos quedó
otra imagen de la Iglesia,
más alegre, como es Dios.
Hemos preguntado al pueblo
¿Qué tal? ¿Qué tal la MISIÓN?
"como un cielo anticipado"
Contestó Consolación.

Clavelitos


Poropompon...
(A modo de despedida)

Señor cuida de Carlitos, Que es solamente un chaval
y peligra el pobrecito Sin poderlo remediar.
Y “pe” y peligra el pobrecito Sin “po”, sin poderlo remediar.
Que es “so”, que es solamente un chaval.
POROMPOMPOM…

Adiós mi querido Arsenio, que es el jefe de la banda
¡Cuida el orden  en tu puesto! ¡A ver si tú te desmandas
¡Cuida, cuida el orden  en tu puesto!¡A ver si tú te desmandas!
Siendo, siendo el jefe de la banda!
POROMPOMPOM …

Adiós al querido Antonio y de apellido Quesada.
Apellido de alto rango, de un obispo ¡casi nada!
“Ape”, apellido de alto rango, de un “o” de un obispo ¡casi nada!
Y de , y de apellido Quesada
POROMPOMPOM…

Adiós querido Bautista, con nombre de precursor.
No te salgas de la pista para anunciar al Señor.
No te, no te salgas de la pista, como buen redentorista
Para anunciar al Señor.
POROMPOMPOM…

Siempre os recordaremos con añoranza.
Y a Juanjo, que también era de la bannnnnnnda

| Volver a 'Testimonios' |