CONTACTO
915 913 654
689 026 820
C/ Manuel Silvela,14
28010 Madrid (España)

 

RENOVACIÓN DE MISIÓN EN HERENCIA (Ciudad Real)
Parroquia de la Inmaculada Concepción
(12-18 abril de 2015)
_______________________________________________

La Postmisión es el apartado más prolongado y costoso de todo el proceso  misionero. Mantener las Asambleas Familiares y demás los grupos que se han puesto en marcha con motivo de la misión, es parte de nuestro compromiso misionero.

Y por eso acudimos a las parroquias misionadas al cabo de un año, para renovar la misión y dar nuevo impulso a la parroquia. Eso es que acabamos de hacer en Herencia, pueblo con solera manchega: “mucho pan, mucho aceite, mucho tocino”, como reza la canción. La misión parroquial tuvo lugar allá por el mes de abril del año 2013. Desde entonces, han transcurrido dos años. Dos años, son tiempo suficiente para hacer un recorrido y para que tomen cuerpo las Asambleas Familiares. 

Algunos de estos grupos se han perdido, como en otras parroquias misionadas, o bien porque se unen a otro, porque el animador ha fallado o porque sus miembros simplemente no han querido continuar el proceso formativo iniciado.

La parroquia de la Inmaculada Concepción, de Herencia, es una parroquia viva y misionera. Cuenta con una pastoral de infancia muy completa y bien atendida. Cuenta con una pastoral de pre-adolecentes que organiza muchas actividades durante todo el año. Cuenta con una pastoral de confirmación muy seria, que va desde los 14 hasta los 18 años. Cuenta con una bien organizada pastoral social y de caridad. Cuenta, esta parroquia manchega, con una pastoral familiar, animada por los Equipos de Nuestra Señora, para cultivar la espiritualidad conyugal y familiar. También cuenta con rupos de formación de adultos, con varias cofradías y Hermandades… Vamos que  no falta nada, o casi nada. Uno se pregunta qué puede añadir la misión a esta bien trabada y bien llevada pastoral.

Nuestra aportación misionera ha consistido, precisamente, en darle talante misionero a toda la parroquia. Que los grupos y personas de la parroquia asuman este compromiso misionero, propios de todo bautizado. Y así ha sido: podemos decir, que esta parroquia manchega es una parroquia evangelizada y evangelizadora.

Después de dos años se mantiene muy vivo el proceso misionero iniciado. Siguen funcionando correctamente 23 grupos; 23 Asambleas Familiares que se reúnen todos los meses en los hogares, que son dirigidos por 25 animadores y que son visitados por un “equipo misionero” dentro del cual están los sacerdotes y otros miembros cualificados de la parroquia. ¿Para qué sirven los grupos de misión?. Las notas que tomé en la reunión de evaluación dicen así: “para conocernos mejor”, “para afianzar los lazos de buena vecindad”, “para comprometernos más en la vida de la parroquia”, “para formarnos más y mejor en el conocimiento de la fe”, “para ser mejores cristianos”, “para acercarnos más a los alejados”, “para que la parroquia no se reduzca a cuatro paredes, sino que esté presente en todos los barrios del pueblo”…
¿Qué les parece?

Creo que es bueno resaltar en esta mini crónica que fue una renovación muy intensa. Las mañanas las dedicábamos a hacer oración, a celebrar la eucaristía, a visitar a los enfermos, a los muchachos de tres colegios y del instituto… Las tardes estaban ocupadas en las visitas a las asambleas Familiares y a las celebraciones. Tanto el ambiente y la participación, fueron extraordinarios. Para comprobarlo, les invito a entrar en la página web de la parroquia. Seguro que les gusta y por las imágenes se pueden hacer una idea más acertada de lo que fue la renovación.

La última celebración, para finalizar esta etapa de Renovación, fue enfocada para reforzar la continuidad de la misión. Se le llamó a cada uno de los animadores de las asambleas por su nombre y se les hizo entrega del material de continuidad. Con este material se inicia el estudio del Antiguo Testamento, que durará año y medio, si Dios quiere. Las siguientes etapas consistirán en abordar el Nuevo testamento y la vida de la Iglesia. Todo un reto, como pueden comprobar; todo un logro.

Ha salido una crónica muy positiva, pero para una vez que nos podemos “echar flores”, que el ramo sea grande.

P. Arsenio Díez. CSsR

Misión Parroquial 2013