Del 11 al 15 de junio se ha celebrado en El Espino (Burgos) el V Congreso Misionero de los Redentoristas de Europa Sur, que ha seguido a los de Cortona 2003, Fátima 2000, Materdómini 1987 y El Espino 1995, que fue el primero que celebramos como Región. El lema del encuentro ha sido “El anuncio de Jesucristo en la nueva sociedad europea”.

Han sido 43 los participantes en el Congreso, 10 de la Provincia de Lisboa, 6 de la Provincia de Roma, 4 de la Provincia de Nápoles, 1 de la Provincia de Lyon-Paris, 1 de la Provincia de Estrasburgo y 18 de la Provincia de Madrid, a los que se han unido 3 cohermanos de la Provincia de Sao Paulo, en Brasil.

El ambiente del Congreso ha sido de sincera familiaridad y de gran inquietud pastoral.

Todo comenzó el día 11 de junio con las palabras de bienvenida del P. Provincial, José Luís Bartolomé, que se alegró de la vitalidad de estos encuentros de misioneros que fueron la primera expresión del trabajo conjunto de las Provincias de Europa Sur. A estas palabras siguió la presentación del Congreso por parte del P. Pedro López, Presidente del Cesplam (Centro de Estudios y Planificación Misionera).

Los días que siguieron tuvieron una dinámica común. La mañana estuvo centrada en las ponencias, todas de gran altura y contenido. La primera estuvo animada por José Antonio Pagola, y versó sobre “El anuncio de la alternativa de Jesús en la sociedad europea actual”. Con suma convicción nos urgió a presentar a Jesucristo como única alternativa a esta sociedad que necesita ser curada. La segunda ponencia estuvo animada por Joaquín Eguren, miembro del Departamento de Migraciones de la Universidad Pontificia de Comillas, que nos acercó al fenómeno de la inmigración y nos urgió a responder como misioneros a este gran reto que tenemos planteado en este momento desde la cercanía y el acompañamiento. Marciano Vidal, con suma maestría, nos presentó las nuevas realidades familiares que han surgido en la actualidad y nos señaló pistas muy interesantes desde el Evangelio y desde la Iglesia para responder desde  la pastoral ordinaria y extraordinaria.

La tarde estuvo centrada en las comunicaciones. Cada provincia pudo compartir los intentos de respuesta que está dando ante los fenómenos de la secularización y de la inmigración. Así mismo se dieron a conocer los nuevos ensayos puestos en práctica en los últimos años como son la misión juvenil, la misión cofrade o el acompañamiento a las parroquias misionadas con la catequesis de adultos y las semanas de paso del padrenuestro, bienaventuranzas y credo. También pudimos conocer el estilo de misión que desarrollan nuestros cohermanos redentoristas de Brasil.

Un momento importante en el encuentro ha sido la oración de cada mañana y la celebración de la eucaristía cada tarde a los pies de Santa María de El Espino.

Así mismo los momentos de gaudeamus, las salidas a Sobrón, a Burgos y a Oña han posibilitado el espacio y el clima necesarios para disfrutar de la amistad fraterna. La pluralidad de idiomas no ha sido un obstáculo para el compartir y para la fiesta.

Al finalizar el Congreso queda un sabor de boca muy agradable en todos los asistentes, que quedó de manifiesto en la evaluación realizada al final del mismo. El próximo Congreso será organizado en el año 2010 por la Provincia de Nápoles.

Desde aquí nuestro más sincero agradecimiento a todos los participantes, a la Provincia de Madrid por su apoyo incondicional, a los miembros del Cesplam por el esfuerzo realizado y el cariño mostrado en toda la preparación y desarrollo del congreso, y a la Comunidad de El Espino por su fraterna acogida.

P. Pedro López, CSsR